Dolor en la parte de atrás de la rodilla mientras estoy en bicicleta

El dolor que experimenta a lo largo de la parte posterior de la rodilla, mientras que el ciclismo es probablemente el resultado de algo conocido como tendinosis bíceps. También se conoce como tendinopatía del bíceps femoral, que suele estar marcada por una inflamación del tendón que conecta los músculos de los isquiotibiales con el exterior de la tibia. Ciclismo requiere un movimiento repetitivo de la rodilla, lo que puede hacer que el uso excesivo o exagerar este tendón, que eventualmente conduce a lesiones y dolor.

El síntoma más común de esta afección es el dolor posterior de la rodilla. Típicamente, este dolor está en su peor momento cuando la rodilla está doblada y presionando hacia abajo en la carrera del pedal. Usted también puede notar que su tendón de la corva es excesivamente apretado como usted peddle, y que hay alguna rigidez de pierna después de la bicicleta.

Para algunas personas, descansar las piernas puede ayudar a disminuir la inflamación del tendón y aliviar el dolor posterior de la rodilla. Icing la parte posterior de la rodilla también puede resultar beneficioso. Al igual que el resto, el hielo de la zona puede disminuir la inflamación y revivir el dolor. Sin embargo, sólo administre la terapia de frío por intervalos de 15 minutos, ya que cualquier más podría exacerbar su lesión.

Si la terapia de reposo y frío no mejora el dolor posterior de la rodilla, es posible que necesite rehabilitación. Hable con un médico o fisioterapeuta para determinar el mejor curso de tratamiento. Aunque la terapia se basa típicamente en el individuo, por lo general implica ejercicios para estirar y fortalecer el tendón de la corva. El estiramiento mejora la flexibilidad, mientras que el fortalecimiento puede evitar que la lesión se repita. Para estirar el tendón de la corva, sentarse en el suelo con las piernas completamente extendidas delante de usted. Inclínese hacia adelante, flexión en las caderas, y lleve sus manos hacia sus pies. Mantenga esta posición durante 30 segundos y suelte. Haga esto estiramiento por lo menos cinco veces a través del día. Para consolidar el isquiotibial, soporte cerca de una pared o un marco de la puerta para el balance. Traiga sus pies y rodillas juntos antes de patear lentamente su pie hacia atrás del suelo. Al levantar el pie del piso, mantenga las rodillas juntas. Completa tres series de 10 repeticiones.

Prevenir este tipo de lesión es a veces tan fácil como ajustar la posición de su silla de montar. Si su asiento es demasiado alto o demasiado atrás, está obligando a su pierna a estirarse más allá de lo necesario. A medida que vendes, estás colocando un estrés indebido en la región posterior de tu rodilla, por lo que extiende el tendón. Además de la silla de su bicicleta, los tacos de los zapatos también pueden contribuir a este dolor. Si sus zapatos causan una rotación interna del pie, se tensiona y posteriormente extiende el tendón.

Síntomas

Autocuidado

Rehabilitación

Prevención