Estiramientos oblicuos

Los músculos que corren a lo largo de los lados de la cintura, los oblicuos, le permiten doblar hacia los lados y girar su tronco. Cuando estos músculos están apretados, puede inhibir su rendimiento en deportes que requieren golpear de cabeza, así como causar un desalineamiento de la columna vertebral a la derecha o izquierda. Mediante el estiramiento de sus oblicuos puede prevenir lesiones, mantener la alineación correcta de la columna vertebral y mejorar su postura.

Stand and Bend

Una flexión lateral permanente no sólo estirará sus oblicuos, sino que también condicionará sus músculos abdominales delanteros y los músculos que corren a lo largo de su columna vertebral. Comience por pararse con las piernas separadas por los hombros y los pies paralelos. Entreteje sus dedos y extienda sus brazos por encima, girando sus palmas hacia el techo. Inhale y contraiga los músculos abdominales y los glúteos. Exhale y doble a su derecha, manteniendo sus caderas aún durante todo el ejercicio. Mantenga la posición de pico durante 20 a 30 segundos, luego regrese a la posición inicial. Repita el estiramiento para los mejores lados.

Sentarse y adelgazar

Un estiramiento lateral sentado puede alargar sus oblicuos, así como trabajar los flexores del tronco inferior. Por ejemplo, siéntese erguido en una silla con los pies anchos de cadera separados y planos en el suelo. Lentamente levante la parte superior de la espalda y luego doble a la cintura. Baje la cabeza y el tronco hacia la rodilla derecha, sintiendo que sus oblicuos izquierdos se estiren. Continúe bajando la cabeza por debajo de la rodilla derecha. Mantenga el estiramiento hasta 30 segundos, luego regrese a la posición inicial. Repita el ejercicio, bajando la cabeza a la rodilla izquierda.

Acuéstese y gírelo

Cada vez que gire el tronco hacia la derecha o hacia la izquierda, estirará y fortalecerá sus oblicuos. Por ejemplo, intente un estiramiento supino con un giro. Comience acostado boca arriba con la cabeza apoyada en las manos o los brazos extendidos a los lados a nivel del hombro. Doble las rodillas en un ángulo de 90 grados, manteniendo las piernas juntas. Lentamente dibuje sus caderas y ambas rodillas a su lado derecho mientras mantiene sus pies apilados. Su pie izquierdo debe estar en la parte superior de su pie derecho. Mantenga la parte superior del cuerpo y los hombros clavados en el piso durante todo el estiramiento. Mantenga la posición de pico en cualquier lugar de 10 a 30 segundos y luego regrese a la posición inicial. Repita el ejercicio para el lado opuesto.

Hágalo pero no se exceda

Si se extiende demasiado, puede hacer más daño que bien a sus oblicuos. El riesgo de estiramiento con demasiada frecuencia es que los músculos pueden endurecer o perder su tono, de acuerdo con “Stretching Anatomy” de Arnold Nelson y Jouko Kokkonen. Cuando un músculo se vuelve excesivamente suelto, su cuerpo contrarrestará esa condición apretando ese músculo. En efecto, el exceso de estiramiento se vuelve contraproducente. Además, estirar ambos lados – derecho e izquierdo – igualmente para mantener el equilibrio muscular y alineación espinal adecuada.