Hechos nutricionales para los riñones de cordero

El rico sabor, jugosidad y textura tierna de los riñones de cordero añade robustez y profundidad a un plato. Usos comunes incluyen picados en pasteles de carne, así como rápidamente salteado. Barato, los riñones de cordero son una buena fuente de proteínas, aunque son altos en colesterol.

Calorías y Proteínas

Una porción de 4 onzas de riñones de cordero tiene 110 calorías y 17,8 gramos de proteína. La proteína es necesaria para mantener, hacer y reparar las células del cuerpo, y forma una parte importante de su piel, músculos, glándulas y órganos. También está presente en casi todos los fluidos corporales. La dieta dietética recomendada de la proteína está entre 46 y 71 gramos para todos los adultos.

Grasa y colesterol

Una porción de 4 onzas de riñones de cordero es baja en grasa, con sólo 3,3 gramos de grasa total para toda la porción, pero muy alto en colesterol, con 381 miligramos. Mientras que la mayoría de la grasa es insaturada, una sola porción todavía tiene 1.1 gramos de grasa saturada. La Asociación Americana del Corazón recomienda que las grasas saturadas no representen más del 7 por ciento de sus calorías totales por día y que coma menos de 300 miligramos de colesterol por día. Si usted tiene un historial de enfermedad cardíaca, tome en no más de 200 miligramos por día.

Contenido de hierro

Los riñones de cordero son ricos en hierro, un mineral esencial. Una porción de 4 onzas contiene 7,2 miligramos de hierro. Esto es el 90 por ciento de la recomendación diaria para hombres adultos de todas las edades y mujeres que tienen 51 años o más. Proporciona el 40 por ciento de la recomendación para las mujeres que tienen 50 años o menos. El hierro es esencial para la producción de células sanguíneas. Ayuda a que la hemoglobina y la mioglobina, que ayudan a transportar oxígeno por todo el cuerpo.

Contenido de vitamina B-12

Una porción de 4 onzas de riñones de cordero tiene 59,2 microgramos de vitamina B-12 por porción. Esto es más del 100 por ciento de la recomendación diaria para todos los adultos, que oscila entre 2,4 y 2,8 microgramos por día. La vitamina B-12 ayuda a su cuerpo a mantener su nervio y células de sangre, así como ayudar en la producción de ADN. También puede ayudar a prevenir la anemia, una condición que puede dejarle sentirse cansado y débil.